La manera en que pasamos las primeras horas de la mañana puede marcar la pauta para el resto del día. Inevitablemente, las rutinas generan eficiencia, ya que eliminan el paso de tomar decisiones, lo que nos permite ahorrar tiempo y energía.

Entonces, repasemos unos #tips para que la experiencia de hacer Home Office resulte productiva, interesante, saludable y, por qué no, una oportunidad para el autoconocimiento.

“En casa” no es “en pantuflas”: no te quedes en pijama todo el día. Lo más aconsejable para encarar la jornada de trabajo con energía es que tu rutina matutina no cambie… Esto significa que procures vestirte como lo hacés habitualmente. ¡Ojo! Esto no descarta la opción de ponerte ropa más cómoda que la usual: pero no te vayas al otro extremo.

Reinventar espacios: generar un buen espacio de trabajo dentro de casa es otro de los puntos clave para que esta rutina de oficina puertas adentro resulte productiva y agradable a la vez. Empezá por preguntarte cuál es el lugar de la casa que mejor recrea tus condiciones laborales habituales (desde la intimidad de un escritorio aislado hasta la exposición total en la mesa del living o del comedor). ¡Acá vale todo mientras te sientas cómodo!

Minimizar distracciones y entrar en modo offline: los estímulos de una casa no son los mismos que los de un lugar de trabajo. Es muy fácil distraerse con lo que nos rodea en nuestro hogar e incluso aprovechar para solapar tareas hogareñas con las laborales… Tratá de cumplir a raja tabla el horario laboral, respetando horarios de descanso y de almuerzo, y cuando termines, ¡listo, picho!

Esto no es “El día de la Marmota”: ya no hay viajes a la oficina, lo que genera valiosísimos minutos que debemos aprovechar para hacer lo que querramos… No queremos que nuestros días se conviertan en un sinfín de despertares y atardeceres repetidos y monótonos: no al papel de Bill Murray.

 

¿Y vos? ¿Cómo tomás la idea de hacer Home Office?

¡Contanos! ¡Queremos saber!

Artículos Relacionados

Mejor atención al cliente es...

¿Solo usar las redes sociales para vender nuestros servicios? Eso ya quedó en el...

Ese “no sé qué, qué se...

Si bien se puede decir que son pocos los escépticos frente a la importancia del...

Las primeras impresiones sí...

Antes de la llegada de la Web, una empresa tenía muchas maneras de darse a conocer y si...

Leave a Comments