¿Qué es la publicidad display?

Un buen marketer debe tener una gran variedad de herramientas en su arsenal para poder adaptarse a diferentes marcas, campañas y públicos objetivos. La publicidad display es uno de los “clásicos” del marketing online, pero no por ello menos efectivo.

Hoy vamos a conocer un poco mejor en qué consiste, sus ventajas y los formatos más comunes… ¡Seguí leyendo!

 

¿Qué es exactamente la publicidad de display?

La publicidad de tipo display es un formato publicitario online en el que los anuncios se muestran en forma de banners en las páginas de destino. En su forma más básica, estos banners son una combinación de imágenes y texto. También pueden incluir audio, video u otros formatos interactivos. Generalmente los banners aparecen en la parte superior o lateral de la página.

En el mercado de la publicidad online nos encontramos con tres actores principales: los anunciantes, las páginas web o blogs en las que aparecen los banners y las plataformas y redes de afiliados. Las redes de afiliados son las intermediarias entre webmasters y anunciantes. Si un webmaster desea colgar publicidad en su web o su blog, solo tiene que inscribirse en una de estas redes sociales (por ejemplo, Google Adsense en el caso de Google), que se encargará de gestionar el proceso a cambio de un porcentaje de las ganancias. Por el lado de los anunciantes, las redes de afiliación les permiten gestionar con mayor facilidad el proceso y elegir el tipo de webs y blogs donde quieren anunciarse. Como es lógico, cuanta mayor sea la sintonía entre el tipo de producto o servicio anunciado y la web donde se muestra, mayor será la efectividad del anuncio.

 

Las ventajas del display

 . Es medible. El display nos permite tener controladas en todo momento nuestras métricas clave (impresiones, frecuencia, CTR, etc.) para poder hacer sobre la marcha los cambios necesarios para optimizar los resultados. Si querés sacarle todo el partido, explotá los test A/B y andá testeando diferentes elementos de los banners: texto, imagen, color…

. Cuenta con grandes opciones de segmentación. Las redes de afiliación permiten a los anunciantes segmentar sus campañas con un gran número de opciones para asegurarse de que llegan justo a la audiencia adecuada y en los lugares de mayor impacto. Si querés personalizarlo al máximo, también podés llegar a acuerdos con blogs o webs individuales de alto tráfico.

. Tiene un gran impacto visual. Los banners llevan un montón de años entre nosotros, y una de las razones es que son un formato de lo más atractivo. Los seres humanos somos muy visuales y cuando algo salta a la vista, nos es difícil resistirnos. Por si fuera poco, en los últimos años, la publicidad de display empezó a incorporar videos y elementos interactivos que la convierten en toda una experiencia. ¡Tu imaginación es el límite!

. Es ideal para campañas de remarketing. El camino a través del embudo de conversión puede ser largo, así que necesitás asegurarte de no perder a ningún cliente potencial por el camino. Una de las maneras de conseguir esto es el remarketing: campañas enfocadas a recuperar a los usuarios que ya visitaron tu web, pero la abandonaron sin comprar. Las campañas de remarketing de display te permiten alcanzar a estos contactos con mensajes personalizados para animarlos a volver.

. Es contextual. La mejor publicidad de display es la que aprovecha todo el poder de su entorno. No solo podés (y debés) publicar anuncios en páginas relacionadas, sino que podés llevar esta personalización al máximo y hacer que los banners se integren e interactúen con la página. Si aprovechás bien las posibilidades, vas a ver como tu ratio de clics crece sin parar.

. Ofrece buenas sinergias con el móvil. Por último, la publicidad de display es capaz de adaptarse a los nuevos tiempos y sacar lo mejor de los móviles. ¿Cómo? Combinando los banners de siempre con opciones de personalización para ofrecer contenidos altamente personalizados.

 

Los formatos de display más populares

Los banners se dividen en dos grandes categorías: animados o estáticos.

Los banners animados deben estar en formato .GIF o flash. El primero tiene la ventaja de poder mostrarse en todo tipo de dispositivos y navegadores, mientras que el segundo ofrece mayor capacidad y calidad. Por ello, es buena idea usar banners en flash con un backup en .GIF. En ambos casos, la animación debe durar 30 segundos o menos, y puede repetirse en loop.

Los banners estáticos pueden estar en .JPG, .JPEG y .PNG. En este último caso, la cantidad de colores es menor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *